1 de noviembre de 2014

1 de noviembre.

Ha sido una de las mejores tardes de mi vida.
Me lo he pasado tan bien...
Como siempre, hice cosas mal y lo siento  muchísimo.
Pero, como siempre, algo hice bien.
Y, ellas no lo saben, pero me encanta pasear por las calles de Madrid con ellas.
Es maravilloso.
Son maravillosas.
(Y prometo que la próxima vez que vea a alguien importante, me voy a acercar a saludar.)

Imaginación sin límites y pesadillas.

Esta historia no sucedió ayer, tampoco hace un año ni hace diez. A decir verdad no sé cuando sucedió exactamente. Sólo sé que los niños pe...