18 de junio de 2015

Noticia sorprendente.

Una serie de movimientos opresores están dejando completamente indiferentes a algunos ciudadanos del planeta Tierra.
Varias personas permanecen totalmente pasivas antes esto, otras piden mayor opresión y otras reivindican sus derechos.
El cerebro humano está preparado para procesar imágenes, es decir, reflexiones de luz en objetos que pasan por nuestras pupilas. Ciertamente, ver todo (un concepto realmente amplio) puede poner en peligro nuestra psique, nuestra cordura (sin exagerar, claro está). Por ello, se pide mayor opresión, ¡lógicamente!
Obviamente, se puede entender que algunos quieran controlar completamente los procesamientos de imágenes de su cerebro, es su vida y es su libertad, pero de ahí a que medios de comunicación, redes sociales o incluso policías determinen qué tipo de visiones o imágenes tenemos "derecho" a procesar... tal vez resulte para determinadas personas un poco (bastante) exagerado.
Nuestro cuerpo, nuestros ojos, nuestro cerebro, nuestras libertades opresiones.
No somos más que de nuestra propia posesión, por lo tanto, todo aquello que nos envuelve y que nos implica no es más ni menos que nuestro problema. ¿Culpar a los demás de lo que vemos? ¿Forzarles a "cortarse un pelo" demoliendo censurando por completo sus libertades de expresión exhibiciones?

Y sí, lo habéis adivinado, esta noticia trata ese asunto tan sumamente revolucionario e inquietante, a la par que opresor y fascinante al que nadie puede dar crédito:
Seres humanos que censuran cuerpos humanos a un público humano.

Imaginación sin límites y pesadillas.

Esta historia no sucedió ayer, tampoco hace un año ni hace diez. A decir verdad no sé cuando sucedió exactamente. Sólo sé que los niños pe...